Blanca sencillez

El relato de la transfiguración nos lleva a la esfera de lo que está por venir pero que ya forma parte de nosotros. Es la resurrección actualizada en cada día que suele pasar desapercibida a nuestros ojos y corazones, pero que está presente.

El relato no da muchos datos del cómo. Solo una blancura que nos recuerda la sencillez simple de lo que es esencial; un diálogo entre Moisés, Elías y Jesús que para nosotros es silencio; unas palabras del Padre (pocas) que nos recuerdan que la escucha es comienzo y camino de seguimiento; la torpeza bienintencionada de Pedro que quiere quedarse en un futuro que todavía no puede ser presente.

Y, por fin, lo más importante y complejo: bajar de la montaña para encontrarnos con lo cotidiano en el que tenemos que vivir la blancura, el diálogo, la escucha y las torpezas, sabiendo que los demás nos necesitan y que nosotros los necesitamos, en este intercambio maravilloso que el amor, anticipo también de lo que va ser en la resurrección futura y en la del aquí hermoso.

Feliz camino hacia la Pascua.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.