Galilea de los paganos

En el evangelio de hoy, la llamada de cuatro discípulos, los primeros, importa mucho el lugar.

Es Galilea, una zona dura para la fe judía. Por lo menos para la fe institucionalizada judía. Ahí está muy a gusto Jesús. En ese lago de trabajos, fatigas y frutos. En el día a día anodino de muchos hombres y mujeres que se pasan la vida buscando: peces y sentido. Hogar y comunidad.

En lo difícil, en lo baldío a los ojos de los que detentaban el poder político-religioso (añoranza también en la actualidad) el Nazareno llama, anuncia, propone la novedad absoluta que no encaja con los cánones.

Libertad, brisa, liberación, hogar, integración, sonrisa, trabajo, propuesta… Aquí está el Dios de Jesús. Ojalá también nosotros seamos encontrados por él ahí. Galilea de los paganos también hoy sin seguridades y gestos impostados, abiertos y libres.

Así sea.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.