Y dichoso…

Juan el Bautista está en la cárcel, a punto de ser ajusticiado, y duda. Me imagino que dudaría de todo. Pero su mayor duda tiene como centro a Jesús: es o no es el Mesías. Habría que esperar a otro?

Jesús le manda recado aludiendo a lo que los demás ven y oyen de su vida. Eso es su mesianismo que libera y reintegra.

A renglón seguido viene una de esas bienaventuranzas, que por estar desligadas de las demás, no solemos tener en cuenta: «Dichoso aquel que no pierde su confianza en mí».

En este tiempo de Adviento la bienaventuranza cobra mayor fuerza. Nos recuerda una actitud fundamental: la confianza. Esperar con firmeza y seguridad. Creer en los demás. En la posibilidad de lo bueno y bello nos rodea, aún en la mayor de las fragilidades. Que la Buena Nueva sigue siendo eso: novedad rodeada de bondad de parte de un Dios que hace lo imposible real: ser uno de nosotros pero con la capacidad de hacer ver, oír, andar, resucitar, liberar, de un modo distinto y que nos lo deja en herencia.

Maravilla de bienaventuranza en Adviento. Confianza renovada en Dios humano y, por ende, en la humanidad divinizada. Que así sea.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.