Santos y difuntos

En medio de disfraces de monstruos y calabazas, de colores ocres en muchos árboles y atardeceres que se van adelantando en minutos, nos encontramos, sin saber muy bien cómo, con nuestros seres queridos fallecidos y con la compañía de los santos y santas anónimos.

Es una sensación agridulce, entre la ausencia y la presencia. Entre la paz profunda y un desasosiego que inquieta las profundidades de nuestras entrañas. Entre la certeza de lo caduco y la eternidad de los amores.

En todo ello está el Dios de la Vida que se manifiesta y se oculta al mismo tiempo. También descubrimos a ese Jesús de duelo con lágrimas por Lázaro y a ese otro de palabra que hace añicos a la muerte todopoderosa: «Tu hijo no está muerto, está dormido».

Silencios y palabras. Vida y muerte. Tristeza y alegría. Todo entrelazado en la mezcla maravillosa de lo que somos y seremos, de los que fueron y son.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.