Pastores-ovejas

Hoy es el día del Buen Pastor, es decir, de Jesús que es el único Pastor, la puerta del aprisco. Todos los demás participamos en este pastoreo desde Él y por Él. 

En la Iglesia hay muchos que se dan a sí mismos el nombre de pastores o se lo damos. Aquellos que tienen una responsabilidad pastoral. 

Pero, en cierto modo, todos participamos de este ser pastores (y pastoras). Todos tenemos una responsabilidad de cuidado, de ser juntos iglesia. Por el bautismo todos pastoreamos y nos dejamos pastorear. Todos somos pastores-ovejas. 

Ovejas del único Pastor, el que nos hace pastar entre azucenas, el que derrama su medida rebosante y remecida sobre cada uno y sobre la comunidad. Este pastoreo sin ánimo de lucro, sin abusos de poder, ni manejo de conciencias. El pastoreo hermoso que sale a buscar a la que está perdida, aunque tenga que abandonar a 99. El que abandona las seguridades y conoce a cada una por su nombre. 

Pastores-ovejas, todos y sin excepción. Ayudando, con muy poquito eso si, a construir un Reino que no nos pertenece y que no necesita de vigilantes ni de papeles de ciudadanía porque todos caben y nadie está de más. 

Feliz día del Pastor-oveja a todos. 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.