Último número

Monográficos

Facebook

Twitter


Revista Vida Religiosa

Imprimir
PDF

¿Qué Vida Religiosa reflejan los jóvenes del S. XXI? Perfil de los jóvenes religiosos de hoy. La formación en la fidelidad

Escrito por Editor.

El día 9 se celebró la segunda conferencia ofrecida por la Revista Vida Religiosa con motivo del Año de la Vida Consagrada. El ponente, Pascual Chávez, ex-Rector Mayor de los Salesianos, desarrolló una cuestión de primer orden. ¿Por dónde orientar el diálogo sincero de las congregaciones con los jóvenes?. La respuesta fue tan buena que el Salon de actos se quedó pequeño. Ofrecemos un extracto de la conferencia que aparecerá publicada, en su totalidad, en nuestra Revista próximamente.

He sido invitado a hablar de un tema que, aunque con un título diverso, ha sido enfrentado en diversas ocasiones por la Unión de los Superiores Generales, especialmente después del Congreso de los Jóvenes Religiosos. En la asamblea de noviembre de 1997, que tuvo como tema “Hacia el porvenir con los jóvenes religiosos – Desafíos, propuestas y esperanzas”, ha intentado conocer mejor la realidad de la nueva generación de religiosos. A esto se añade la reflexión hecha posteriormente en el Congreso Internacional sobre la Vida Religiosa organizado por las dos Uniones USG y UISG en noviembre de 2004 con el tema “Pasión por Cristo, pasión por la Humanidad”.

Posteriormente, las siguientes asambleas de la USG encararon los temas: “Lo que está brotando” (mayo 2005); “Fidelidad y abandonos en la Vida Consagrada” (noviembre 2005); “Para una Vida Consagrada fiel” (mayo 2006)”. Y aunque no exclusivamente dedicada a los jóvenes religiosos, en noviembre de 2010 concluimos una serie de reflexiones con el tema “Vida Consagrada en Europa: compromiso por una profecía evangélica”. Como se ve, ha habido el esfuerzo por comprender y acompañar mejor la novedad que la vida consagrada en general está viviendo, y, en particular, la encarnada por los jóvenes religiosos.

Imprimir
PDF

Tiempo de sumar

Escrito por Gema Juan.

«Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.

El que agradece que en la tierra haya música.

El que descubre con placer una etimología.

Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.

El ceramista que premedita un color y una forma.

El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.

Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.

El que agradece que en la tierra haya Stevenson.

El que prefiere que los otros tengan razón.

Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo».

Imprimir
PDF

No hay sacramento sin Palabra

Escrito por Martín Gelabert.

Pongo Palabra con mayúscula porque me refiero a la Palabra de Dios. Aunque por otra parte, esta Palabra siempre nos llega con minúscula, a través de palabras humanas. Desde el punto de vista cristiano, las palabras humanas de la Biblia son las que mejor expresan la Palabra de Dios. Pero esta no es exactamente la cuestión que me mueve a escribir este post. Lo que me mueve es una discusión de la que fui testigo presencial. Contaba un sacerdote que, tras una boda con Misa celebrada un sábado por la tarde, en la que las lecturas habían sido las de “la boda”, alguien le preguntó si esa Misa “valía” como Misa del domingo. A partir de ahí aparecieron distintas opiniones: uno decía que “no valía”, porque las lecturas no habían sido las de la Misa dominical. Otro dijó, para justificar su opinión de que esa Misa sí valía como Misa del domingo, que lo que importaba en la Misa no eran unas u otras lecturas, sino “la consagración”.

Imprimir
PDF

ADN de Profetas: El significado de buscar

Escrito por Marta García.

Ante la aparente esterilidad de nuestras comunidades son muchos los que consideran que la vida consagrada ha perdido “significado”. La cuestión sobre la “significatividad” se hace paso en nuestros debates en estrecha relación con el tema de la identidad. Así pues, hace unos años la Unión de Superiores y Superioras Generales reflexionaron sobre “la vida religiosa apostólica: identidad y significatividad”.

En muchos casos la significatividad se asocia espontáneamente al profetismo y se aduce que nuestra pérdida de significado ha sido causada por la falta de una vivencia profética. Algunos, poniendo el dedo en la llaga, se preguntan: ¿qué es lo que realmente nos hace significativos? Sin embargo, me atrevería a decir que existe una cuestión todavía más primordial: ¿qué se entiende por “significativo”?

Imprimir
PDF

Sabernos esperados

Escrito por Mariola López Villanueva.

La otra tarde fui a la terminal T4 del aeropuerto de Madrid a esperar a una amiga que venía de Barcelona. Se retrasaba en la salida y me entretuve mirando los rostros de la gente que llegaba. Es algo que me fascina de los aeropuertos. Unos abuelos que esperan a su nieto y cuyos ojos se iluminan y se rejuvenecen al verlo. Un hombre que aguarda a su compañera y no ven el momento de abrazarse largo. Dos amigos…Con el reencuentro que más disfruté fue con el de una mujer que venía con una niña de la mano y un bebé en el cochecito; los esperaba su padre y la niña corrió tan rápida a sus brazos que casi se golpea con la barrera de salida. Era hermosa la expresión de felicidad de este hombre, aún joven, con sus hijos. La mujer lo besó varias veces con devoción y pensé que hacía tiempo que no se veían. Ella volvió a entrar a por las maletas y yo, mientras, seguía observando al padre con sus pequeños. ¡Qué gusto daba contemplarlos! También me fijé en otros rostros, esos a los que espera un empleado con un cartel en la mano, ahí no había ninguna transformación. Por último, estaban aquellos que saben que nadie ha ido a esperarlos, salen de prisa y apenas miran.

Imprimir
PDF

VR 70 años

Escrito por Administrator.

Imprimir
PDF

Dios no es tu rival... o sí

Escrito por Manuel Romero.

En mi tierra -tierra de vino- los racimillos de cuatro uvas que salen en algunos sarmientos y que nunca maduran son “grumos”; aquí aparecen como agrazones. Son un fracaso para el que cosecha ya que la vid se ha quedado con todo el alimento para sí.

Yo lo entiendo por ser del pueblo, pero no todo el mundo lo capta hoy. De ahí tanta explicación. Creo que Jesús tenía más frescura y libertad que nosotros. Buscaba ejemplos habituales para explicar el reino de Dios porque conocía bien su tierra y quería a su gente.

Lo que sí se entiende bien es la pretensión de descubrirnos interesados y desagradecidos ante el amor de Dios. Él nos ha cuidado desde siempre -como a la vid- y espera nuestros frutos -uvas-. Pensemos que una vid no es una planta decorativa y nosotros tampoco. Damos fruto en la medida en que estamos vinculados a Cristo. Y esos frutos pertenecen al propietario, ya que hemos trabajado en una empresa que nos ha mantenido y espera el producto de nuestro trabajo.

Imprimir
PDF

MIRADA CON LUPA OCTUBRE

Escrito por Amador Fernández, OH.

El ébola cincela la misión de la vida religiosa

El ébola se está convirtiendo en el signo de la desprotección y también en la parábola de la vida consagrada. La orden de Hermanos de San Juan de Dios vive su pascua carismática al lado del pueblo africano. Cuando publicamos estas líneas, otro hospitalario español, Manuel García Viejo, acaba de fallecer.

El verano no suele abundar en noticias interesantes. Los medios de comunicación generalmente llenan el tiempo estival de los informativos y de los programas que toman como argumento la actualidad con noticias y comentarios de poca trascendencia. Esta tónica general se ha visto truncada, al menos en el panorama mediático español, en la primera quincena del mes de agosto pasado, al saltar a los teletipos la noticia de que Miguel Pajares Martín, un religioso de la Orden de San Juan de Dios, estaba infectado por el virus del ébola en el Hospital San José de Monrovia, la capital de Liberia. Poco a poco, se fueron conociendo más detalles de la situación. En la misma comunidad religiosa en la que vivía el Hno. Miguel, el Hno. Patrick Shamdze, director del Hospital, había contraído la enfermedad, a consecuencia de la cual fallecía el día dos de agosto. Otro religioso de San Juan de Dios, el Hno. George Combey, una religiosa Misionera de María Inmaculada, Chantal Pascaline, además de algunos profesionales sanitarios del Hospital San José, también sucumbieron al temible virus.

Imprimir
PDF

Tiempo de levante

Escrito por Gema Juan.

Contaba Ramón Menéndez Pidal en un entrañable escrito –Los noventa años– la leyenda de que Matusalén, considerando permanentemente la caducidad de la vida, no quiso gastar tiempo en edificarse una casa, y solo levantó una pared que le resguardaba de vientos y fríos. Y reconocía que a él, en el último tramo de su vida, le pasaba algo parecido. Por ello, escribía: «vivo, en suma, como de levante, en forma provisional, deseando concentrar todo el cuidado en solo la esencialidad de la obra».

Lo explicaba con una suavidad que invita a pensar la bondad y la importancia de ese «vivir de levante», como sin haber fijado del todo el propio domicilio, preparado para hacer un viaje próximamente. Invitando también al cultivo de aquello que permite vivir con esa actitud profunda.

Copyright © 2014 Vida Religiosa. Todos los derechos reservados.                                                                                                                                                  Aviso Legal / Política de Privacidad /Condiciones de suscripción

онлайн фильмы