Último número

Monográficos

Facebook

Twitter


Revista Vida Religiosa

Imprimir
PDF

¿5 llagas o más?

Escrito por Jesús Garmilla.

A Francisco le gusta hablar de las llagas de Cristo, y por extensión inevitable, de las “llagas de la Iglesia”. Volvió a hablar de las llagas del Cristo muerto y resucitado en la proclamación de Juan XXIII y Juan Pablo II como santos “oficiales” de la Iglesia. Pero en otras ocasiones el papa argentino se ha referido a las llagas de Cristo y de su Iglesia; “a no escandalizarse de ellas…”  Hacía mucho que yo no oía hablar de “llagas” de Cristo y/o de su Iglesia. Por mimetismo, supongo, algunos obispos están hablando también de “llagas”.

Inevitablemente nos remiten al clásico eclesiológico de Antonio Rosmini (1797-1855): “Las cinco llagas de la Santa Iglesia”, una obra escrita en el lejanísimo 1846. Rosmini fue sacerdote, filósofo y teólogo, y por encima de todo, un sufridor de la Iglesia de su época que se atrevió a ser crítico con su Santa Madre. Su libro, -junto a otra obra- fue a parar al Índice de libros prohibidos y el sacerdote italiano sufrió la condena del Santo Oficio. Su figura fue rehabilitada cuando ya Rosmini se había llevado a su tumba una triste e inmensa mochila de sufrimientos, tristezas, acusaciones e incomprensiones. Habría que esperar a antes de ayer, en 2001, para que esa condena fuera revocada. Benedicto XVI lo declaró beato el 18 de noviembre de 2007, más de dos siglos después de su nacimiento.

Imprimir
PDF

gatos romanos

Escrito por Ianire Angulo.

Pases por donde pases en Roma te encuentras alguna ruina arqueológica. En cualquier esquina tropiezas con restos de un pasado glorioso que forma ya parte de la historia. Y, en medio de las ruinas, proliferan gatos gordos (aunque Garfield diría, más bien, que son “anchos de huesos”). Están pasaditos de peso porque los turistas se entretienen dándoles de comer y han perdido la agilidad necesaria para correr detrás de su propio alimento.

Cada mañana paso por la plaza Vittorio Emanuele y pienso en que no me gustaría ser como esos gatos: guardianes de ruinas que fueron majestuosas en algún momento, animales con sobrepeso que han perdido toda capacidad de reacción rápida y que acaban domesticados por los visitantes, incapaces de reaccionar con rapidez a lo que sucede alrededor.

Protagonistas estáticos de una estampa del pasado. Los religiosos y religiosas ¿acabaremos convertidos/as en gatos romanos.

Imprimir
PDF

Sal a darlo todo

Escrito por Manuel Romero.

Jesús se presenta hoy como la puerta por la que accedemos al Misterio de Dios: “quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir y encontrará pastos” .

Es una comparación un tanto extraña, de su persona, para nuestra sensibilidad. Bueno, tampoco los fariseos -a los que se dirigía- entendieron mucho de lo que significaba. Y eso que Jesús les llama ladrones y bandidos.

Fue la comunidad cristiana la que comprendió, por esa acción del Espíritu que da sentido a todo lo que antes nos pasó inadvertido, la que hizo entender la función de Jesús como puerta hacia el Padre. Pedro, ante una multitud de judíos, les dice: “el mismo Jesús, a quién vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías”.

Y desde ese momento, toda la historia humana tendrá como piedra angular al Hijo de Dios. Las épocas se comprenderán antes y después de Cristo. Y nuestra historia personal cobrará valor desde  nuestro Bautismo en su Nombre.

Imprimir
PDF

¿Dos Iglesias?

Escrito por Jesús Garmilla.

La “canonización” de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II por el actual obispo de Roma, Francisco, ha dado lugar a distintas interpretaciones sobre la misma. Parahttp://cdncache1-a.akamaihd.net/items/it/img/arrow-10x10.png no pocos el gesto del imprevisible papa argentino es poco menos que un ardid, una estrategia para contentar a unos y a otros, algo así como “nadar y guardar la ropa”. Para justificar estas opiniones se apoyan en el talante, la personalidad, el “sentido de Iglesia” de Roncalli y de Wojtyla. Algunos, incluso, escriben: Roncalli vs. Wojtyla. Al primero, ya San Juan XXIII, se le tipifica como el papa de los aperturistas y progres, el papa que sorprendió a todos convocando el Vaticano II; ¡casi-casi como “el papa de las izquierdas”! Al segundo, ya San Juan Pablo II, se le abandera como el adalid del sector conservador de la Iglesia, el papa que frenó el Concilio convocado e iniciado por quien era canonizado “casualmente” junto a él, ¡casi-casi como “el papa de las derechas”! Si a esto se añade que Juan XXIII “fue excusado” de un milagro para ser declarado santo mientras que Juan Pablo II “contaba con un milagro”, las interpretaciones -supongo que benévolas- no se han hecho esperar.

Imprimir
PDF

¡Dimensión escatológica! ¿Tópico o esplendor de la esperanza?

Escrito por José Cristo Rey.

¿Qué queremos decir cuando hablamos de “la dimensión escatológica” de la vida consagrada? ¿A qué se debe el recurso -tan frecuente a veces- a esta expresión?  ¿Qué significado puede tener en nuestro tiempo? Bastaría preguntar a cualquier bautizado: ¿aprecias, descubres en las personas consagradas algún “rasgo escatológico”? Tal vez su respuesta sería: “¡No sé de qué me hablas!”. O tal vez, otro nos respondería con sencillez: “¡Yo los veo como personas normales!”.

Sin ir más lejos, el título y subtítulo de la 43 Semana para Institutos de Vida Consagrada, organizada por el Instituto Teológico de Vida Religiosa de Madrid, dice así: “El esplendor de la esperanza. Dimensión escatológica de la vida consagrada”. Y yo me me digo: ¡no basta afirmarlo, hay que descubrir su contenido y sus consecuencias!

De este tema (la escatología) dijo con acierto el Papa Juan Pablo II:

“El hombre de la civilización actual se ha hecho poco sensible a las “cosas últimas”… La escatología se ha convertido, en cierto modo, en algo extraño al hombre contemporáneo” (Juan Pablo II)

De esto se deduce qué difícil les resultará a nuestros contemporáneos descubrir la “dimensión escatológica de la vida consagrada”, o descubrir en nosotros una señal escatológica. La expresión no debe ser un tópico, ni un modo de expresarse según “lo teológicamente correcto”. Hay que plantearse en serio cómo hablar de las realidades últimas -que nos propone nuestra tradición de fe- en este tiempo.

Imprimir
PDF

Gol de gloria desde el dolor de la cruz

Escrito por José Moreno.

LA SERENA LLORA A SUS HIJOS

La vida y la muerte son milagro y misterio. Hace unos días, Isabel -madre de una niña muy pequeña-, al hablar de su hija, utilizaba la palabra milagro: ver a una persona en sus manos que ha salido de su seno, le parecía un milagro. Hoy, al ver cómo tiembla Badajoz, mi ciudad, pienso que así lo sentirían estos padres jóvenes al ver nacer a los cinco adolescentes que han muerto cerca de Castuera, naturales de Monterrubio y la Nava, de la zona de La Serena en Badajoz. Cinco chicos en plena vida, que sabían jugar con ella, han sido truncados por un accidente; han jugado el último partido de su existencia y parece que ha sido la muerte la que les ha ganado a ellos y a toda La Serena, que llora la muerte de sus hijos.

Hoy no se habla de milagro, sino de misterio en el dolor. Misterio que va a permanecer sobre los seres queridos de estos chavales durante toda la vida porque, como dice la Biblia, “el último enemigo vencido será la muerte”.

Imprimir
PDF

MIRADA CON LUPA

Escrito por Santiago Agrelo, OFM.

“Para ir al encuentro del pobre hay que ser pobre”

Santiago Agrelo es el pastor de Tánger, una Iglesia pequeña, peregrina y emigrante. Es de aquellos que habla Francisco que siguen al rebaño y sueñan pastos y fuentes abundantes para todos. Religioso de formas suaves y palabras contundentes. No improvisa y, sin embargo, nunca pierde la cordialidad y cercanía. Ha estado en la Revista, nos ha dicho palabras que saben a Reino. Tiene el corazón ensangrentado de vallas y muertes en el Tarajal. La novedad de este franciscano está en la verdad que desprende. Sostiene que las fronteras las hemos creado nosotros, no Dios. Y, aunque moleste a algunos, recordará mientras tenga aliento: «¿qué has hecho con tu hermano?».

Cuando en la Iglesia de Tánger pensábamos, hace unos años, crear la delegación de emigraciones, la imaginaba como un lugar de encuentro, un pozo al que estas personas, cansadas del camino, podrían acudir a beber y descansar. Quería resaltar, sobre todo, la idea de encuentro del emigrante con la Iglesia, con las familias... y me venía a la memoria el pasaje de Jesús y la Samaritana.

Volvía de Judea a Galilea –era casi mediodía– y Jesús estaba agotado. Llegó a un pueblo que se llamaba Sicar, cerca del campo que Jacob había dado a su hijo José, allí estaba el pozo de Jacob. Un detalle, la mayoría de traducciones dicen que Jesús se sentó junto al pozo, pero algunos exegetas afirman que se sentó sobre el pozo. Es decir, se presenta a Jesús como el pozo al que vamos a beber, Jesús está en el pozo, sobre el pozo, Él es el pozo. Lo novedoso de aquel mediodía caluroso no fue el pozo, ni el agua… lo inesperado y asombroso fue el encuentro de Jesús con la mujer.

Imprimir
PDF

Creación y resurrección

Escrito por Martín Gelabert.

El primer artículo del Credo, que confiesa a Dios como Creador, está estrechamente relacionado con el último, que habla de resurrección de los muertos. Ambos artículos se refieren a la vida: Dios, como Creador, está en el origen de la vida; él hace surgir el ser del no ser, llama a la existencia a lo que no es. Y el Dios que resucita a los muertos es también un Dios amante de la vida, que quiere seguir amando por toda la eternidad a aquellos a los que ha amado desde el comienzo. El Credo se abre y se cierra con la vida. Todo él está al servicio de la vida. Nuestro Dios es un Dios de salvación.

Entre creación y resurrección hay una relación estrecha, profunda e indisociable. En efecto, la resurrección presupone la creación (sin vida previa no hay resurrección), y la resurrección encuentra su mejor fundamento en la creación: si Dios puede dar vida una vez, ¿por qué no va a poder darla de nuevo? Mejor aún: si Dios puede dar vida, ¿por qué no va a poder mantenerla? ¿Para qué se necesita más poder, para sacar vida de la nada o para mantener la vida en el ser? La mejor “prueba” de la resurrección (de la capacidad que Dios tiene de dar vida) es la creación. De este modo, la creación aparece como una verdad llena de esperanza.
Imprimir
PDF

Número de Mayo de la Revista Vida Religiosa

Escrito por Administrator.

«La esperanza y sus acentos»

Es una constante en nuestro tiempo la respuesta al estímulo. Cuanto más inmediata y palpable sea mejor. Es más, la valoración que hacemos de los hechos y de las personas no siempre va a la hondura sino a la inmediatez y la sonoridad de la misma. Sin embargo, la vida nos van demostrando que el consumo de respuestas que no llegan al fondo, suele aumentar la esterilidad y el cansancio.

Acabamos de celebrar la Semana de Vida Consagrada. En ella hemos abierto una reflexión de siempre y a la vez, absolutamente nueva: la esperanza. Las circunstancias, por más que se adornen, son particularmente recias.

La «ladrona de la esperanza» es la acedia y la acedía. La primera hace referencia a la tristeza, la segunda –solo una tilde de diferencia– hace referencia a la amargura. Tristeza y amargura imposibilitan, ciertamente, la esperanza. Nos llevan a consumir vida sin disfrutarla; a proponer signos sin creer en ellos; a formular propuestas sin futuro, cargadas de «cortoplacismo», voluntarismo y moda.

Hemos reflexionado muchas veces sobre el carisma y el don carismático; sobre la esencia de la consagración y la obediencia a la misión. Nos falta un pequeño detalle, reflexionar, acoger y cuidar la persona llamada a vivir la gran propuesta. Los religiosos y religiosas no están más deteriorados que sus contemporáneos; tampoco menos.

Dar por supuesto que ofrecido el titular, convocado el congreso o capítulo o anunciar un Año de la Vida Consagrada aglutinará todos los bienes y despejará los males es, cuando menos, ingenuo. No hay vida religiosa, ni misión, ni signo sin la comprensión real de las personas, aquellos que hoy sostienen la esperanza.

Copyright © 2014 Vida Religiosa. Todos los derechos reservados.                                                                                                                                                                                                   Aviso Legal / Política de Privacidad

онлайн фильмы