Savia

Jesús nos habla hoy de una vid, unos sarmientos y un labrador. Así de sencillo.

Como si fuese un micro relato actual. El Padre es el labrador, la vid Jesús y (aquí está lo maravilloso) nosotros somos los sarmientos.

Esto quiere decir que nos recorre por el interior la misma savia. En lo invisible y escondido la vida fluye sin que muchas veces nos percatemos. Una unión pocas veces consciente pero constante.

Aquí reside la gracia en plenitud: participamos de la vida común en comunidad. Un sarmiento no puede vivir sin la vid, pero tampoco sin otros sarmientos. Y es más, los frutos no nos pertenecen. No es meritorio el racimo porque depende directamente de la vid y de los cuidados del labrador (cuidados que son mimos a su Hijo en nosotros).

Creo que todo ello nos podría evitar muchos empecinamientos estériles y no pocas rivalidades cainitas.

Disfrutemos de la savia que nos recorre en la pluralidad de sarmientos que engendra el Espíritu, sabiendo que las horas y los frutos son del Padre de los surcos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *