Ahora mi alma está agitada

La agitación comienza a abrirse camino en el interior de Jesús. Sabe que el trigo tiene que morir para dar fruto, sabe que quien se ama a sí mismo se pierde, sabe que el amor se desparrama sin medida hasta la extenuación… Pero también siente miedo ante la amenaza real que se va dejando en el horizonte: un juicio que antes de celebrarse es de condena y una muerte que es silencio porque ya está todo dicho y hecho.

Se anticipa la angustia. Y surge la petición lógica al Padre: “Líbrame de esta hora”. Es la fragilidad del amor que se agarra a la vida, porque ésta es hermosa, porque vale la pena. No es el egoísmo de aferrarse a lo imposible; sino la belleza de una vida hermosa que ayuda a hermosear la existencia de aquellos que ya habían arrojado la toalla y vivían en la fealdad del abandono y el desamor.

Por eso la petición es lógica y la angustia natural. Y el Padre se compadece hasta los tuétanos, pero también sabe que el amor es entrega y más en Dios-humano-Espíritu. Quizás el Padre lo sabía desde siempre porque amó desde el principio sin comienzo y hasta el final que solo es comienzo… Pero todo ello no le ahorra el dolor… Y a nosotros tampoco.

Feliz camino hacia la Pascua

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *