El milagro comunitario

“Porque donde dos o tres estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Esta es la premisa que construye la comunidad y la dibuja. No se trata de ser más o menos, sino re estar reunidos en el nombre del Señor Jesús. 
La posibilidad de corregir, de atar y desatar, de pedir… de vivir, está vinculada a esa vida en el Amor que se vincula y plasma en el amor a los demás. Si no estamos reunidos en el nombre del Señor Jesús todo quedará reducido a un ejercicio de buscar perfecciones imposibles o modos de vivir impostados que suelen desembocar en una competitividad asesina: a ver quién es el mejor. 

El Evangelio va por otro lado: desde la centralidad de la Misericordia intentar vivir ese camino titubeante y frágil de la Buena Norticia. 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *