Está reservado

Cuando Santiago y Juan se acercan a Jesús para reclamarle los puestos de honor en la «gloria», él les habla de bautismo y de cáliz obligados desde la libertad de la entrega y añade: «… no me toca a mí concederlos; están ya reservados»

Una reserva del Padre a sus preferidos, que los tiene, a aquellos que en su juicio son su propio Hijo: hambrientos, desnudos, encarcelados, enfermos, emigrantes…

Y después de aclararles esta premisa a los hijos del Zebedeo y tras recibir las quejas, indignación, de los demás por sus puestos de honor les aclara lo fundamental: jefes de los pueblos que tiranizan y oprimen (tantas veces hoy también y no solo por sistemas políticos sino también económicos que están tan unidos). 

Y después deja brotar de sus labio ese casi imposible evangélico: el que quiera ser primero que sea esclavo y servidor. Y los ojos se nos abren como platos y la boca balbucea incredulidad. Porque seguimos buscando esos puestos de honor bajo apariencia piadosa o de desentrañar la voluntad de Dios. Gloria de exclusión y casi nunca confesada, pero que quiere aferrarse a los puestos que no nos corresponden porque ya están reservados a esos sencillos y niños renacidos que son los propietarios de este Reino aquí y en el allá entretejido de presente. 

Tanto nos queda por aprender, tanto por renacer, para formar parte de esa herencia de bienaventuranza. 

Y mientras tanto nos gastamos trepando a puestos que no nos corresponden haciendo gala de filacterias y mantos que no dejan de ser formas de superioridad, lana que esconde pieles de lobos. 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *