Camino frágil

Los dos de Emaús caminaban entre sombras, decepcionados, cansados. Su gran profeta, el que iba a liberar a Israel había muerto de una manera ignominiosa, sus anhelos, su vida, su felicidad crucificadas con él.
Y en ese camino de lamentos y de desesperación, mientras discutían (quizás otra vez de primeros, de poder), sale a su encuentro un desconocido, un don nadie que no sabe nada.
Le echan en cara su ignorancia y le presentan su queja amarga. Sus ojos y sus corazones cerrados por lo que esperaban y no llegó. Su vida puesta en solfa esperando alguna noticia buena… Algunas mujeres habían visto el vacío de la tumba y la plenitud de la Vida, pero no las podían creer, ¿quién las iba a creer? Y cómo Tomas se cerraban en su propia carne orgullosa y triste, sin capacidad para la fe.
Y el desconocido les va enseñando ese otro camino, poco a poco, sin echarles demasiadas cosas en cara (como a Pedro: “¿me amas?”. El camino diverso de la fragilidad que tanto nos cuesta leer y recorrer, el de la debilidad que es la fuerza del encuentro verdadero, el del pozo con aquella mujer o el del lavatorio con aquellos que no entendían nada. Y sus corazones se van encendiendo y sus labios se atreven a esbozar el ruego: “Quédate con nosotros”. Y Jesús, siempre encontradizo, se queda y se sonríe con labios de resurrección y bendice, sólo es capaz de decir bien, y parte el pan y sus ojos se abren, por un instante ven de verdad en la profundidad de un instante que densifica el tiempo y lo hace pleno. Y de sus bocas ya puede salir la noticia buena y corren a la comunidad y la creen y la recrean.
Y quizás, yo así lo espero, le pidiesen perdón a aquellas mujeres que vieron y creyeron primero. Y, ¿por qué no?, le lavaron los pies como se lo habían visto a hacer al Maestro y a aquella otra mujer de Betania.
¿No nos ardía el corazón? Que nos arda.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *