Mujeres

Seguro que existe algún estudio sociológico que nos indique el número de mujeres en las comunidades eclesiales y el por qué de la desproporción con el número de varones. Seguro, pero no lo conozco.

Sí que tengo la impresión personal, puede que falseada, de que están más capacitadas para la experiencia de Dios, para la experiencia de Dios como amor.

Espero que esta afirmación no sea sexista, lo digo porque lo creo y me da cierta envidia sana.

Ellas se mueven en los márgenes de la intuición y del Espíritu, con una libertad interior (también exterior) que hoy pasa del disfraz del sometimiento a la creatividad arriesgada, que tantas veces se intenta silenciar bajo formas de razón pragmática o de poder.

Saben de su fragilidad y no la esconden. Y eso es fuente de vida realista (que germina en sus entrañas) que no renuncia a los sueños, a pesar de los años, del cansancio, de los desencuentros, de la tristeza.

Y, sobre todo, no se cansan de luchar con la lucided de quien aprendió que la vida puede más que la muerte, que las muertes, y que el dolor es dador de esperanza acrisolada y tierna para tiempos recios personales y comunitarios. Porque saborean el amor encarnado con una intensidad palpable, sin tapujos, sin vergüenza.

Y otra vez doy las gracias públicamente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mujeres

  1. miguel dijo:

    sí, sí, pero oiga Ud. amigo Tombilla, sin generalizar, eh…
    un fuerte abrazo.

  2. Prezado Pe. Miguel,

    Gostei muito de seu texto. Tal realidade também se faz presente aqui no Brasil. Acho difícil saber de onde veio. Mas o interessante é que, no Líbano, percebi uma maior religiosidade entre homens. Quando primos meus lá me levavam para conhecer uma igreja, rezavam concentrados e veneravam as imagens. Talvez a forte separação em comunidades, ao ponto de a identidade civil ser confundida com a religiosa, favoreça a preservação dos costumes e tradições. Mas há sem dúvida um maior enraizamento da religião no gênero masculino, por exemplo, através da figura dos casados padres (no Oriente, mesmo entre católicos, o celibato não é obrigatório) que inspiram filhos e netos, às vezes mesmo para ser padres solteiros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *