“A los locos nos verán bailando”

No sé si mi reputación va a caer definitivamente al subsuelo cuando confiese públicamente que estoy descubriendo un grupo de música indie, Izal, que tiene muy buenas letras y que me está gustando mucho. Y, en esta época, cercana al final del año litúrgico en el que las lecturas bíblicas nos ponen en tensión escatológica, una de sus canciones me viene a la cabeza con fuerza.

En ella se presentan dos formas de enfrentarse a un inminente “final de los finales”. Los cuerdos gritan, lloran y sufren, mientras que los locos mantienen una actitud totalmente distinta. Ellos bailan, sienten lejos el dolor de otros momentos y los miedos de antes se transforman. En medio de un baile entre amigos, los locos apuestan por las relaciones y los encuentros. Todo queda relativizado por la cercanía del fin.

Por mucho que el Adviento nos invite, año tras año, a mantenernos expectantes ante la venida definitiva de Jesucristo, no tengo muy claro que saquemos todas las consecuencias cotidianas que implica esta certeza. Esperar en un final de la historia en el que la Palabra tenga la última palabra y en el que el Padre reine en plenitud nos tendría que permitir relativizar muchas preocupaciones, vivir con menos miedos, priorizar las relaciones personales… ¡y “bailar” la existencia como si no hubiera mañana! Sí, quizá se trate de estar un poco menos cuerdos y algo más locos ¿no?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *