Trabajar y jugar

Eso de celebrar el día del trabajo me ha recordado algo que vimos el otro día con mis alumnos/as de Ciencias Religiosas. Estábamos estudiando con algo de detalle un texto del libro de Proverbios en el que la Sabiduría se presenta personificada y habla de sí misma intentando convencer al auditorio de la conveniencia de acogerla en su vida y dirigirnos según sus criterios (Prov 8,12-36).

Hay un momento en el que “Doña Sabiduría” empieza a describir la creación mientras insiste que, mientras Dios hacía todas esas “obras de ingeniería”, ella estaba a su lado, bien cerquita (Prov 8,22-30). Lo simpático es que, al final de detallar esa acción creadora, afirma que ella estaba jugando ante Él con el orbe de la tierra. La frase hebrea también se puede traducir que estaba jugando en la tierra:

“Yo estaba junto a Él, como aprendiz, yo era su delicia día tras día, jugando ante Él todo el tiempo, jugando en el orbe de la tierra, delicia con los hijos de Adán” (Prov 8,30-31).

La cosa es que, según este texto, ser aprendiz y colaborador de Dios en la Creación, que es la vocación profunda del ser humano, tiene que ver con jugar. Mientras que el trabajo esforzado es el fruto del pecado (cf. Gn 3,17), llevarlo adelante sabiamente tiene un aspecto lúdico. La tarea y nuestra responsabilidad ante ella será la misma, pero lo que no es igual es el modo de realizarla, pues según cómo lo hagamos estamos más o menos cerca de la Sabiduría, disfrutando o no con Ella.

Andamos siempre con las agendas hasta arriba, con miles de cosas que hacer… pero tendríamos que preguntarnos si las realizamos “jugando” o “con el sudor de nuestra frente”, esto es, si trabajamos “sabiamente” o “como fruto de pecado”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

4 respuestas a Trabajar y jugar

  1. Marta dijo:

    ¡Wow! ¡Qué interesante interpretación! Me gusta eso de que la Sabiduría tiene algo de juego… 😉

  2. Ma. Guadalupe Reynoso Arenas dijo:

    ¡Qué sencilla tu reflexión y a la vez tan profunda, como es tu estilo, Ianire! ¡Qué bien me viene este mensaje, estoy empezando el día y el mes y muchas tareas entre manos y la invitación a vivir con sabiduría! Dios te bendiga y me conceda, nos conceda trabajar disfrutando. Siempre pienso que es ya un regalo trabajar cuando hay gente que no puede hacerlo. Doble regalo para quienes hacemos lo que nos gusta, educar a personas. Un beso.

  3. Dorian Gay dijo:

    Pido al Señor que en este mundo exista una justicia social tal que podamos vivir la ley del trabajo como un medio y no como un fin.

    Un abrazo y feliz Pascua

  4. Bety dijo:

    Me encanta este comentario profundo y sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *