Último número

Monográficos

Facebook

Twitter


Revista Vida Religiosa

Imprimir
PDF

Sostenidos por su mirada

Escrito por Manuel Romero.

Tras la multiplicación de los panes y los peces Jesús “obliga” a los discípulos a que se vayan en barca a la otra orilla.

Allí donde no conocen lo ocurrido en la pradera ni el entusiasmo de la gente. Les impide regodearse en un triunfo que no es de ellos sino de Dios. Por eso, es Jesús quien despide a la multitud y se queda solo. En esa soledad que nos queda después de una gran acción pastoral.

Aquellos pescadores vuelven a su elemento; al agua. Y cuando están ya lejos de la orilla y se extiende la noche, acaece un temporal de viento contrario y olas que cimbrean la barca. Es en ese momento, de madrugada -cuando aparecen todos nuestros fantasmas- cuando aparece Jesús y no le reconocen.

Imprimir
PDF

Con los jóvenes: confianza y cercanía

Escrito por Martín Gelabert.

¿Es posible ofrecer algunas características sobre la religiosidad de los jóvenes de hoy? No de forma genérica ¿Los jóvenes de hoy son más religiosos que los de antaño? Es dudoso. Cuando se trata de temas religiosos, las reacciones son siempre muy personales. Las religiones transmiten ritos, costumbres, doctrinas, modos de pensar y de juzgar. Pero en la fe cristiana, lo fundamental no son los ritos o doctrinas, sino el encuentro personal con el Señor Jesús. Y en esas cuestiones de encuentro, cada uno es “muy suyo” y reacciona de distinta manera.

Además, el encuentro con el Señor Jesús es distinto de los habituales encuentros humanos, ya que se trata del encuentro con una persona que, si bien está muy presente en nuestro mundo, no está ya en el mundo como lo estamos las otras personas. Por este motivo, en el encuentro con Jesús resucitado la mediación del presentador es fundamental. Y el presentador es la Iglesia. De ahí que la pregunta que debemos hacernos como miembros de la Iglesia es: ¿cómo presentar la fe cristiana, cómo anunciar el Evangelio de Jesús, a los jóvenes de hoy?

Imprimir
PDF

Atracción fatal… se vende

Escrito por Manuel Romero.

Encontrar un tesoro o una perla única debe ser todo un acontecimiento en la vida. Como que nos toque el “bote” de la lotería. Sin embargo, la comparación que hoy nos ofrece el Señor nos lleva a preguntarnos ¿qué es lo más importante de la vida frente a lo cual todo pierde valor?

El reino de Dios se va descubriendo a la gente poco a poco. Después de saber que comienza con la escucha de la Palabra, que va germinando poco a poco y sin ruido, hoy nos muestra lo que produce en quien lo descubre: una atracción fatal.

¡Sí, sí! Una atracción tal que hace que todo lo demás pierda su valor. De tal manera que lleva a quien la siente a venderlo todo y a centrarse en la tarea del Reino.

El ejemplo hoy lo tenemos en Salomón. Una vez que reconoce cómo Dios le elige -no siendo el hijo primogénito- le pide un corazón sensato. Y no más. Saberse amado por Dios le basta. Ese es su tesoro; y lo que le lleva a pedirle “un corazón dócil” para gobernar al pueblo. Dios se lo concede porque “no ha pedido vida larga ni riquezas”. ¡Qué sabiduría! Es verdad, porque la vida no es nuestra sino un don de Dios del que no podemos disponer y, las riquezas, cosas pasajeras que no aseguran ni un minuto de vida.

Imprimir
PDF

MIRADA CON LUPA

Escrito por Fran Caballero.

«La oportunidad para la mujer al borde de la calle»

María José Alos y Consuelo Rojo son dos religiosas adoratrices. Son mujeres de juventud madura que quieren vivir al pulso del momento presente. Después de varios destinos, ahora están dando lo mejor de sí en Valencia y Burgos, respectivamente. Manifiestan realismo, pero con más fuerza, esperanza. Siguen, como toda su congregación, al lado de la mujer excluida, marginada o explotada. En las situaciones de máxima debilidad, han descubierto la bienaventuranza que les da vida. Porque –como afirman– es posible un mundo distinto.

¿Qué misión estáis realizando ahora en vuestras comunidades?

María José Alos: Vivimos en una casa pequeña destinada a la acogida de “mujeres víctimas de trata” con fines de explotación sexual. El proyecto acaba de sufrir un cambio. El motivo surge por querer dar respuesta a una necesidad que se nos planteaba en Valencia –pues no existen casas de acogida para “mujeres víctimas de trata” en toda la Comunidad Valenciana–, así que nos arriesgamos para atender las necesidades de estas mujeres.

Imprimir
PDF

El yugo de Cristo ¡soy yo!

Escrito por Manuel Romero.

Llegados al tiempo de verano, nos encontramos con un evangelio que nos sosiega y descansa.

Comienza con una acción de gracias de Jesús al Padre por aquellos que han descubierto su gesto de amor: los sencillos. ¡Hay que tener bien puestos los afectos para decir esto! ¡Hay que ser desinteresado para sentirse acogido por los que no cuentan, los que no pasan a la historia, los que no pueden decidir su futuro!

Pero, ¿qué pasa con los sabios, los sacerdotes, los reyes?  Desde que Jesús nace provoca rechazo en aquellos que controlan el mundo y a los hombres. Jesús es el Mesías prometido; un hombre de Dios, que habla de la paz y que entra en Jerusalén subido en un asno. Los sabios y entendidos no se enteran o no quieren enterarse; ya que eso les obligaría a caminar por los caminos, a escuchar el sufrimiento de su pueblo y a vivir sencillamente. A ellos les queda escondido el sentido del Reino de Dios.

Imprimir
PDF

“El programa ya existe”

Escrito por Jesús Garmilla.

Tal vez tengamos que reconocer que la (nueva) evangelización, la transmisión de la fe, la misión “ad extra” o “ad intra”, la Iglesia “en salida” -de la que habla Francisco- “nos trae a mal traer” desde hace mucho. La Iglesia siempre lo ha procurado, en ocasiones lo ha conseguido; otras veces, sencillamente, “ha fracasado”. El mandato de Jesús de “id por todo el mundo anunciando el Evangelio” no es moco de pavo. Es una verdadera “empresa”, una tarea ardua y compleja. Y, no obstante, es siempre -ahora también- improrrogable.

Siempre lo hemos intentado. ¿Qué fue si no la “idea luminosa” de Pablo de inculturar el Evangelio, “tan judío” y circunscrito culturalmente a un pequeño e insignifcante pueblo, en las mentes y los corazones de “los gentiles”? ¿Cuál fue si no, el empeño valeroso y atrevido de Cirilo y Metodio en los pueblos eslavos? (Nos lo recuerda preciosamente Juan Pablo II en su encíclica tan olvidada “Slavorum apostoli”) ¿Y los grandes papas del Medioevo ante los pueblos “bárbaros”‘? ¿Qué pretendieron -aunque fueran torpemente abortados desde Roma- los proyectos inculturadores de los jesuitas Nobili, Mateo Ricci y alguno más, en el más extremo Oriente? ¿Y las conocidas “reducciones” del Paraguay, Brasil y otros lugares del Nuevo Mundo? ¿Y (san) Bartolomé de las Casas, y Montesinos…? Ese fue también el pálpito de Pío XI con la Acción Católica, “la niña de sus ojos”,  el siglo pasado. Y es lo que soñaba Suenens cuando a medidados del mismo siglo XX propuso “poner a la Iglesia en estado de misión”. Y fue, por supuesto, el texto casi insuperable de Pablo VI, “Evangelii nuntiandi”, que nos sacude diciéndonos.: “La tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia… Evangelizar constituye la dicha y la vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar” (EN, 14).

Imprimir
PDF

José Cristo Rey, Consultor de la Congregación de Religiosos

Escrito por Luis Alberto Gonzalo Díez.

Del consejo de Dirección de la Revista Vida Religiosa y Profesor del ITVR

El P. Cristo Rey acaba de ser nombrado consultor de la Congregación de Religiosos. Hasta ahí la noticia o el titular. En realidad, hace mucho que José Cristo Rey es un referente de la vida religiosa. Formado en los años del Concilio, ha vivido y vive el pulso de una forma de seguimiento que se va haciendo en estos nuevos tiempos.

José Cristo Rey tiene la fe inquebrantable e imprescindible para hacer teología. Está fuera de batallas que desgastan el saber y la libertad. Cree en la vida comunitaria y en el poder del signo. Es un gozo vivir con él, trabajar con él, pensar con él, caminar con él. Es un signo de la vida religiosa renovándose, aprendiendo y creciendo en el siglo XXI. Es un hombre mayor que mantiene viva la opción, por eso que «oficialmente» se le siga consultando para diseñar el «por dónde va la vida religiosa y por dónde debe ir» es más que normal, es conveniente y oportuno.

Imprimir
PDF

Más que una foto

Escrito por Luis Alberto Gonzalo Díez.

“Es posible la misión sin competitividad”

La vida religiosa está escribiendo un texto inédito. Ha ido regalando un estar «en medio de» al estilo de Jesús que dará sus frutos. De hecho, los está dando. Ya hay quien experimenta la totalidad, gratuidad y permanencia... sin estructuras. Es algo nuevo, pero es de Dios. Eloy y Mª del Mar, inspirados y formados en la espiritualidad claretiana, dedican su vida a la solidaridad en Tánger, en el Hogar Lerchundi. Se han convertido en pedagogos que los jóvenes entienden. Se puede dar todo por Dios y ser feliz. Hemos estado con un grupo de ellos que han llegado a Tánger desde Canarias, Málaga y Sevilla, para escuchar una parábola...

Laicos con carisma intercultural

No es cierto que la vida religiosa esté desapareciendo. Quizá desaparezcan algunas formas. Sin embargo, la fuerza de los carismas está adquiriendo una vitalidad nueva y, por ello, insospechada. Un grupo de jóvenes en torno a dos laicos comprometidos con un carisma, el claretiano, en un contexto de misión intercongregacional e intercultural, Tánger, nos dan pistas de por dónde va el Espíritu.

Hacía tiempo que Vr quería estar en el Hogar Lerchundi. Un sitio más dentro de Tánger que evoca solidaridad y amor gratuito. Lo primero que llama la atención es que el peso de la estructura es ligero, tiene peso el signo y los ritmos de la vida que asumidos y compartidos, son la organización. Ésta es una noción nueva de vida religiosa que se desprende de quienes, con poca historia, albergan en su corazón la necesidad de estar en medio del mundo, como el que sirve... Solo como el que sirve.

Imprimir
PDF

Diario de un ecónomo primerizo

Escrito por Fernando Torres.

Nadie entra en la vida religiosa para ser ecónomo pero, a pesar de ello, es un servicio que hay que prestar. No son pocos los religiosos que ven en esta tarea una pesada carga que necesitamos descargar y agilizar –en la medida de lo posible– en profesionales laicos. Con el formato de “diario” Fernando Torres, nos describe el itinerario de un ecónomo que se inicia en este servicio tan necesario como, a veces, criticado. El sentido común, la creatividad, la agudeza mental y evangélica –entre otras– son herramientas imprescindibles para llevarlo a cabo.

Día 1. El nombramiento

Hoy mismo he recibido la carta del Provincial con el nombramiento de ecónomo de mi comunidad. La elección fue ya hace unos días pero la carta lo confirma. Esta tarde me va a pasar las cuentas el ecónomo anterior. Nunca antes he sido ecónomo y no tengo muy claro lo que puede significar. Para ser sincero, debo reconocer que hasta ahora, en las diversas comunidades por las que he pasado, he criticado más de una vez lo que hacía el ecónomo de turno. Que si no se le encontraba nunca, que si no solucionaba los problemas, que si la comida era mala, que si era un tacaño. Pero reconozco que no tengo mucha idea de en qué consiste en la práctica el trabajo de un ecónomo en una comunidad.

Hago el propósito de leer lo que dicen las constituciones y el directorio en este punto. Y también lo que dice sobre la economía el último capítulo general y el provincial. Quizá me den un poco de luz.

No me voy a hacer ilusiones. No me eligieron porque crean que lo voy a hacer bien. Las motivaciones de mis hermanos se movieron más bien en un rango entre “no quiero que me toque a mí” y “este pardillo lo puede hacer”. Pero ya que me ha tocado, voy a intentar hacerlo bien. Al fin, cuando entré en la congregación lo hice para estar disponible para cualquier servicio. Y este es uno de los servicios que hay que hacer. Ya le pediré al Señor que me ayude.

Copyright © 2013 Vida Religiosa. Todos los derechos reservados.

онлайн фильмы