Último número

Monográficos

Facebook

Twitter


Revista Vida Religiosa

Imprimir
PDF

¡Felicidades Francisco!

Escrito por Director.

Hoy cumples 78 años. Y lo haces con una vitalidad y fuerza sorprendente. Con juventud para impulsar y testimonio para contagiar. Te gusta hablar del Santo pueblo fiel. Dentro de él, la vida religiosa, te está especialmente agradecida porque contigo ha recobrado aliento, normalidad y ganas de profecía. La Revista Vida Religiosa, desde ese mirador privilegiado de miles de comunidades religiosas a lo largo y ancho del mundo te da en nombre de todas ellas, las gracias y la enhorabuena en este día. Además le pide al Buen Dios te siga cuidando para sigas guiando la reforma de la Iglesia. ¡Muchas felicidades!

Imprimir
PDF

EL CLUB DE LOS «DAMNIFICADOS»

Escrito por Luis Alberto Gonzalo Díez.

Releo estos días con los alumnos de teología de la consagración, las propuestas del Papa Francisco para este año de gracia de la Vida Consagrada. Y conforme repaso y profundizo, descubro que la preocupación del Papa es el número de damnificados que hay dentro de la vida religiosa. Sin ellos, el signo queda más velado, o más pospuesto, o más torpe… como ustedes quieran. Y nuestro Papa, que es muy concreto, sabe que la posibilidad de la fuerza del signo no está en otro lugar que en la fraternidad, la actitud sincera y el destierro de la burocracia inútil. Nada que decir de la útil, si existe.

Dice Francisco, sin rodeos, que donde hay religiosos hay alegría. Es y debe ser así. Si lo que tratamos de vivir no conduce a la esperanza del entorno, quiere decir que lo que vivimos no es ni necesario, ni de Dios. Quizá la evaluación de la alegría, pareciendo cosa sencilla, no lo sea tanto. Y si la pasamos por tanta asamblea, encuentro y «verbena espiritual», descubriremos que algunas sobran, precisamente porque no conducen a la alegría (del Reino) y sí a la autocomplacencia de quienes las convocan o convocamos.

Imprimir
PDF

Los permisos del Vaticano

Escrito por Fernando Torres, cmf.

De todos es sabido que para hacer una venta de inmovilizado material (un edificio, una finca) que supere una determinada cantidad, los institutos religiosos deben pedir permiso a Roma. El objetivo se supone que es poner una medida de precaución ante posibles movimientos que pongan en peligro el patrimonio del instituto.

En el último documento sobre el tema económico de la CIVCSVA se da un paso más en la línea de estas precauciones. Se dice que los institutos deben introducir “para las obras la certificación de los balances y las auditorías, ya que representan la garantía de una actuación económico-administrativa correcta de parte de los institutos.” Por si acaso no fuese suficiente, más adelante se dice que “se hace presente que esta Congregación…, en ausencia de balances certificados, podría no conceder la autorización para procedimientos de financiación.” La frase tiene algo de amenaza.

Imprimir
PDF

Carta de Superiores generales de 15 Congregaciones de Hermanos

Escrito por Editor.

Carta dirigida a Todos los Hermanos firmado por los Superiores generales de 15 Congregaciones de Hermanos.

“¿No podría ser este Año la ocasión para salir con más valor de los confines del propio Instituto para desarrollar juntos, en el ámbito local y global, proyectos comunes de formación, evangelización, intervenciones sociales?”
(Papa Francisco)

Queridos Hermanos:

Esta pregunta del papa Francisco nos desafía, como representantes de quince Institutos religiosos de Hermanos, para escribirles a todos ustedes. Esta carta común quiere representar la gran visión que tenemos para trabajar unidos por el sueño de Dios para la humanidad.

El año de la vida consagrada

1. El 29 de noviembre de 2013 el papa Francisco anunció el 2015 como el año de la vida consagrada en el marco de su encuentro con la asamblea de la Unión de Superiores Generales. El 31 de enero pasado, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA) presentó, a través de su prefecto, el Cardenal Joao Braz de Avis, y del secretario del dicasterio, el arzobispo José Rodríguez Carballo O.F.M., los objetivos y el programa para la celebración de este año. Esta presentación fue seguida de la publicación de la primera de tres cartas que tienen como objetivo motivar la reflexión de los consagrados sobre el significado de su vocación y misión para toda la Iglesia. Esta primera carta, “Alegraos”, está inspirada en las enseñanzas del papa Francisco. Una segunda carta, “Escrutad”, está en proceso de ser publicada. A partir de entonces, muchos consagrados han empezado a prepararse para unirse a esta celebración de la Iglesia universal.

Imprimir
PDF

¿Un kilo o “el kilo”?

Escrito por José Moreno.

Hace unos días fui a conocer a Miguel, acaba de nacer hacía horas, había pesado unos tres kilos y estaba precioso. Ahora ante la Navidad que se acerca se me ocurre pensar cuánto pesaría Jesús al nacer y me imagino que también rondaría los tres kilos. E irónicamente pienso que Dios echó sus “tres kilos” a favor de la humanidad. Os explico a qué viene este pensamiento poco decoroso.
En estos tiempos cercanos a la Navidad recibo un correo de un vicerrectorado universitario y sentí pena. El cometido, creo que hecho con sinceridad y buena intención del mismo, era dirigirse al colectivo del profesorado para pedir que participáramos en la campaña del kilo para los comedores sociales de la ciudad. Hoy veo un cartel que tiene que ver con esas campañas, en este caso en mi facultad de Educación. Me duele que un vicerrectorado y una facultad de Educación, en sus planes de solidaridad y desarrollo de las competencias éticas de sus profesores y alumnos, el instrumento sea una campaña del kilo así sin más, o que se lance una campaña de este modo como puede hacer en un supermercado cualquiera.

Imprimir
PDF

La metodología del Papa

Escrito por Martín Gelabert.

El predicador debe escuchar para que su predicación no se convierta en una serie de respuestas a preguntas que nadie hace. Porque estas respuestas probablemente no interesen demasiado. Y, si lo que dice el predicador no interesa, entonces la gente se aburre y deja de atender. No quiero decir con eso que la predicación tenga que halagar el oído o divertir a los oyentes. La predicación debe explicar la Palabra de Dios y aplicarla a la situación de la comunidad que celebra, respondiendo a sus necesidades, problemas e inquietudes. También la predicación debe invitar a los fieles a que se conviertan, a que cambien aquellos aspectos de su vida que no están en consonancia con el Evangelio.

Pero para responder a las necesidades y preguntas de la gente, o poder invitar a la conversión, es necesario conocer la situación en la que viven los destinatarios de la predicación. Muchas veces, para conocer esta situación, será necesario, antes de hablar, escuchar, comprender, preguntar. En este sentido, la metodología que ha vuelto a emplear el Papa Francisco para preparar la continuación del Sínodo el próximo año (consultar a base de preguntas a los distintos sectores de la Iglesia), puede ser adecuada para este acercamiento a las personas y responder de verdad a sus necesidades. Si no escuchamos, no podemos responder. El preguntar hace, al menos, que nos enteremos de cuáles son los problemas y necesidades de las personas a las que debemos cuidar y acompañar.

Imprimir
PDF

“Desbordo de gozo con el Señor”

Escrito por Santiago Agrelo.

El apóstol nos recuerda la condición que es connatural a la tierra nueva que, en Cristo Jesús, Dios ha preparado para sus hijos: “Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito: estad alegres”. La alegría de los redimidos es evidencia de la salvación con que Dios los ha visitado. La alegría se nos ha pegado a las entrañas con la fe que se nos ha dado, con la esperanza que nos fortalece, con el amor que nos envuelve, nos unge y nos envía.

También nosotros, con el profeta, con el Mesías Jesús, con María de Nazaret, proclamamos en medio de la asamblea eucarística: “Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios”, “se alegra mi espíritu en Dios mi salvador”.

No entonamos nuestro canto con los poderosos de la tierra sino con los humildes, pues nuestra alegría no la conocen los ricos sino los hambrientos.

Imprimir
PDF

«Más que una foto»

Escrito por Fran Caballero.

Juan Carlos Fuertes, H. Marista: «No nos planteamos la misión si no es con los seglares»

Nació en Albalat de la Ribera (Valencia) hace 39 años. Desde pequeño se sintió identificado con la vocación marista. En este momento es el vicario provincial de la Provincia Mediterránea que comprende Badajoz, Andalucía, Murcia, comunidad Valenciana, Italia, Líbano y Siria... unos doscientos hermanos.

La vida religiosa está sedienta de esperanza. Cuando te encuentras con Juan Carlos, sin que hable, irradia serenidad, mirada limpia y felicidad. Más que suficiente, para que Vr ofrezca «más que una foto» de su vida.

Ya en el Año de la Vida Consagrada, ¿Qué te sugiere?

A mí me da miedo cuando planteamos un año especial de la vida consagrada y empiezan a anunciarnos que van a salir documentos, que va haber encuentros y simposios… yo lo que espero de este año que celebramos es que me pueda transformar un poco más por dentro, espero que mi provincia se pueda transformar un poquito más, en general la vida consagrada se pueda transformar un poco más. Si pudiese pedir algo, pediría que hubiese menos documentos, que nos ayudásemos a encontrar lo esencial y que cada uno nos comprometiéramos en salir de este año un poco más renovados.

Imprimir
PDF

De piedras y hierba

Escrito por Ianire Angulo.

Cada miércoles, cuando voy a clase de alemán, voy caminando desde Sol por la calle Mayor. El otro día, mientras esquivaba turistas, me di cuenta de que en la plaza de la Villa, donde está el antiguo ayuntamiento de Madrid, según cómo miraras podrías descubrir una incipiente alfombra verde en medio del asfalto y el empedrado. No es que fuera demasiado notorio y supongo que será por las últimas lluvias, pero el hecho es que la hierba que se cuela entre las piedras de la plaza se veía mucho más que otras veces. Y la imagen, cuanto menos curiosa, me ha venido a la cabeza últimamente, sobre todo cuando el viernes se proclamaba en la Eucaristía esa promesa de Isaías de que “pronto, muy pronto, el Líbano se convertirá en vergel” (Is 29,17), porque igual de asombroso e “imposible” es que Dios convierta en un fértil jardín el Líbano como que haga brotar la hierba en medio de las piedras del centro de Madrid.

Copyright © 2014 Vida Religiosa. Todos los derechos reservados.                                                                                                                                                  Aviso Legal / Política de Privacidad /Condiciones de suscripción

онлайн фильмы